Un trocito de Semana Santa en Priego de Córdoba

Nuestro hijo Marcos y Javi el hijo de nuestros amigos, se conocen desde que tenían 2 años los dos, cuando iban juntos a la guardería. Y desde entonces han sido muchas las celebraciones que hemos compartido con ellos. Amigos con los que hemos realizado escapadas, que son días que me encantan, días de compartir risas, de compartir mesa con una buena comida o un buen vino, días de pasear, de charlar, de ver como los niños después de 3 años, siguen pasándoselo fenomenal cada vez que se juntan, días en que las cosas más sencillas se convierten en lo más grande.

 

 

Priego de Córdoba forma parte de la ruta Caminos de Pasión ruta creada por su riqueza histórica y patrimonial. La ruta la componen Alcalá la Real, en Jaén; Baena, Cabra, Lucena, Priego de Córdoba y Puente Genil, en la provincia de Córdoba; y Carmona, Ecija, Osuna y Utrera en la provincia de Sevilla.
Cada año nuestros amigos pasan la Semana Santa en Priego de Córdoba con la familia. Concretamente en la casa de la “Tía Reme”. Nosotros todavía no habíamos pisado Priego y eso que sólo está a 1h y 30m desde Málaga (a veces pienso que no nos da la vida para conocer todo lo que queremos). Hay tanto que ver en Andalucía.

 

 

La Semana Santa de Priego de Córdoba está declarada de Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía y tengo que decir, que la experiencia de vivirla en familia ha sido fabulosa. Son fechas importantes y las calles se inundan de familiares y amigos que vienen de toda España, de “forasteros”. Conocimos a la “Tía Reme” y no puede ser más encantadora. Enseguida nos acogió en su casa como unos más de la familia. Todavía recuerdo el ir y venir de la gente en la casa, unos entrando otros saliendo, unos hacia el dormitorio para prepararse para salir, otros ya listos mirando la hora del reloj, entretanto unos descansan, otros juegan, unos charlan, otros cocinan…y la puerta de la casa siempre abierta, los niños entran y salen de la casa con sus nuevos tambores, simulando y ensayando el ritmo de la marcha de la procesión. Me encanta la vida de pueblo, como me hizo recordar a mi infancia cuando pasábamos los días de vacaciones en familia en el pueblo de mi madre, en Madroñera al lado de Trujillo, Cáceres.

El Jueves Santo, vimos la procesión de “La Columna” donde me puse nerviosa al ver el paso de la procesión con el impresionante desfile de tambores. Imaginaros los niños como estaban de atentos. Vimos también en la iglesia de Las Angustias la vela del descendimiento con cantos gregorianos, que me dejó sin palabras.

 

 

 

 

Al día siguiente el Viernes Santo, que es el día más importante de la Semana Santa de Priego, después de tomarnos un buen desayuno todos juntos, como manda la tradición en la familia, vimos la procesión del Nazareno. Tengo que decir, que esta procesión hay que vivirla en directo. No hay vídeos ni fotos que refleje lo que se vive al ver pasar el trono, con Jesús Nazareno rodeado en todo momento por una multitud de costaleros y de personas que quieren agarrar el trono, o acercarse para acompañarlo de cerca para subir hasta el Calvario, donde todos fuimos a esperar a la bendición de los hornazos (una gallina de pan con un huevo duro dentro) que después de bendecido se come. Es impresionante y aunque me lo habían contado, vivirlo en directo y de cerca fue muy emocionante. Y como broche de oro a la mañana intensa y emotiva, comimos el famoso potaje de Semana Santa de Priego, las “habichuelas y bacalao frito”, que la “Tía Reme” había preparado para todos con tanto mimo.

 

 


 

 

 

 

 

Antes de partir a Málaga, paseamos con la familia por las calles de Priego, la fuente del Rey, fuente de la salud del siglo XVI, el Castillo. Recomendamos perderse por el balcón del Adarve, (un balcón que bordea el Barrio de la Villa y de donde se ven el gran manto de olivos de la Subbética), el Barrio de la Villa, calles blancas y estrechas llenas de flores declarado conjunto Histórico-Artístico en 1972.

 

 

 

Desde aquí quiero agradecer la hospitalidad con la que nos recibieron todos, y mandar un abrazo cariñoso a mis amigos Maria y Javi y Javi (hijo), a Rocio y sus hijos, a los papás de mi amiga María, y por supuesto a la “Tía Reme” que seguro que en breve la volveremos a ver.
Os dejo con el link de la página de Turismo de Priego de Córdoba
Disculparme que no saqué foto a las comidas, estaba todo tan bueno, las morcillas, chorizo, lomo, flamenquines, salmorejo….Espero que os haya gustado este trocito de la semana santa que hemos vivido en Priego. Hicimos vídeos también, espero editarlos pronto y os mostraré el resumen.
Besos Cris.

6 Comentarios
  1. Javier 2 años

    Las gracias a vosotros. Me habéis hecho ver cosas a las que antes no prestaba atención.

  2. Autor
    Cris 2 años

    Cuando repetimos!!! un abrazote y gracias por animarte a dejar tu “preciado” comentario 🙂

  3. Maria 2 años

    Maravillosos y emocionantes dias que esperamos repetir familia!!!!!!

  4. Autor
    Cris 2 años

    Muchas gracias corazón de melón!!! gracias a toda la familia. Muuuuuack!!!

  5. Precioso post, nos alegra que os haya gustado Priego!!

  6. Autor
    Cris 2 años

    Nos alegramos mucho de que os guste. Muchísimas gracias por comentar. Un saludo, hasta pronto!!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ESCRÍBENOS

Queremos leerte, ponte en contacto con nosotros, te responderemos volando!!!!!

Enviando

©Andalucia mola by Cristina García 2018

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?